TUMORES BENIGNOS

  •  
  •  
  • Están relacionados en su mayoría con factores genéticos. Los síntomas producen
  • son dolor e inflamación pero ni se diseminan al resto del organismo in son
  • peligrosos. Los tumores benignos son los siguientes:
  •  
  •  
  • · Fibroadenoma
  • · Fibroadenoma juvenil
  • · Tumor filoide benigno
  • · Hamartoma
  • · Adenoma tubular
  • · Adenoma latente
  • · Papiloma intraductal
  • · Adenoma del pezón (papilomatosis florida)
  • · Tumores mioepiteliales
  • · Tumor de células granulares.
  •  
  •  
  • El fibroadenoma es, con diferencia, el tumor benigno más frecuente. Se cree que en
  • su desarrollo desempeña un papel importante el incremento absoluto o relativo de
  • la actividad estrogénica. Los fibroadenomas suelen afectar a mujeres jóvenes, con
  • una incidencia máxima en el tercer decenio de la vida.
  •  
  • Morfología
  •  
  • El fibroadenoma aparece como un nódulo que se desplaza libremente, bien
  • delimitado, casi siempre único y de 1 a 10 cm de diámetro. Raras veces es múltiple
  • y también es raro que exceda de 10 cm (fibroadenoma gigante).
  •  
  • Independientemente de su tamaño, suele estar encapsulado y en general es fácil de extraer de su cápsula. El aspecto macroscópico de todos ellos es firme, con un
  • color blanco bronceado uniforme al corte y tachonado de manchas de color
  • amarillo rosado más blandas que corresponden a las zonas glandulares. En el
  • estudio histológico se observa un estroma fibroblástico laxo que contiene espacios
  • similares a conductos formados por epitelio de diferentes formas y tamaños. 
  • Estos
  • espacios de forma ductal y glandular están revestidos de una o varias capas de
  • células regulares y tienen una membrana basal intacta y bien definida.
  • Se describen dos patrones microscópicos: Pericanalicular e intracanalicular:
  • · Pericanalicular: Los espacios ductales están distendidos y son redondos u
  • ovales y bastante regulares (fibroadenoma pericanalicular), está formado por 
  • una proliferación del epitelio de revestimiento similar a los ductos mamarios
  • normales, alrededor de los cuales destaca una proliferación concéntrica de
  • tejido conectivo.
  • · Intracanalicular: Los espacios ductales están comprimidos por la extensa
  • proliferación del estroma, de modo que en un corte transversal aparecen
  • como hendiduras o estructuras irregulares en forma de estrella; consiste en
  • un crecimiento del tejido conectivo que tiene lugar en forma focal y no
  • concéntrica a los ductos. Los focos de crecimiento conectivo empuja al
  • epitelio hacia el interior de los ductos, que se elongan y aparecen como
  • verdaderas cavidades virtuales hacia cuyo interior hacen profusión múltiples
  • mamelones conjuntivos revestidos por el mismo tipo de epitelio, que suele
  • estar aplanado.
  • Es posible hallar numerosas variantes, que dependen de cambios en el estroma, que
  • van desde una apariencia mixoide hasta la hialinizada, e incluso con calcificaciones
  • más o menos extensas.
  • Es preciso examinar cuidadosamente estos tumores, puesto que en muchas
  • ocasiones muestran una marcada proliferación epitelial, a veces con atipias. En
  • otras casos acompañando al fibroadenoma se encuentra un carcinoma in situ o
  • infiltrante.
  • En estroma, de color claro, comprime los ductos. Cuando prolifera el estroma
  • fibrosos en los lóbulos del fibroadenoma, puede desplazar y comprimir el epitelio
  • lobular, estrechando los ductos. Usualmente, los fibroadenomas que son lo
  • suficientemente grandes como para ser palpados, son extirpados quirúrgicamente.
  • Sin embargo, los fibroadenomas pequeños, clínicamente silentes, pueden
  • experimentar la hialinización del estroma a medida que la paciente envejece. Estos
  • fibroadenomas pueden ser descubiertos accidentalmente o pueden llamar la
  • atención al calcificarse.
  • La punción – aspiración de un fibroadenoma obtiene, en general, abundante
  • material de apariencia viscosa. La sustancia de fondo es albuminoidea y poco
  • aparente. El frotis es muy rico en células y sobretodo llama la atención el gran
  • número de núcleos desnudos, que pueden verse libres en la diátesis como
  • superpuestos sobre las laminillas celulares epiteliales. La segunda característica
  • citológica típica es la presencia de grandes placas o laminillas de células epiteliales
  • pologonales, regulares, con una marcada cohesión y a veces plegadas, desprendidas
  • por la aguja de los espacios ductales alongados. Las células epiteliales son muy
  • monoformas, con núcleo redondo y a veces pequeño nucleolo y uno o dos
  • cromocentros. A veces las placas o laminillas celulares muestran proyecciones 
  • digitiformes.
  • Suelen aparecer algunos fragmentos de estroma, a veces con cambios mixoides,
  • que se ven mejor en los preparados teñidos con el MGG. En ocasiones, estos
  • fragmentos de estroma son muy abundantes y celulares. Cuando esto ocurra,
  • deberá plantearse el diagnóstico diferencial con un tumor filoide benigno.
  •  
  • Clínica
  •  
  • Los fibroadenomas aparecen como tumores desplazables, únicos y bien limitados.
  • Pueden crecer al final del ciclo menstrual y durante el embarazo y tras la
  • menopausia pueden remitir y calcificarse. Los estudios citogenéticos revelan que
  • las células del estroma son monoclonales y que, por tanto, son el elemento
  • neoplásico de los tumores. La causa de la proliferación ductal no está clara, aunque
  • es posible que las células neoplásicas del estroma secreten factores de crecimiento
  • que actúen sobre las células epiteliales. Casi nunca se malignizan.

GALERIA